martí

Dentro de 3 semanas habrán pasado 120 años desde que te fuiste.

Para mí no eres grande por el tinte de independentismo y cubanía que tuvo tu obra, sino por lo universal y eterno que nos señala a todos los humanos cual es la felicidad deseable y como alcanzarla.

Anuncios

SEÑOR POLÍTICO, ES CON USTED

Sí, es con usted. No importa si es usted el Presidente de la República, senador, diputado, ministro o gobernador con gran autoridad y protagonista de espectaculares giras internacionales, galas diplomáticas y fiestas palaciegas, o un sencillo funcionario municipal que recibe un magro salario con el que apenas puede aliviar los gastos mensuales de su familia. Tampoco importa si llegó usted allí en defensa de las ideas tradicionales y conservadoras o con grandes promesas sociales, en nombre de los humildes de la tierra. Es con usted.

*

¿Ha escuchado usted alguna historia de los desiertos de la frontera que divide a México de Estados Unidos? ¿Sabe dónde está situado el Estrecho de la Florida? ¿Le han contado lo que ocurre en el Canal de la Mona? ¿Tiene alguna idea de la vida de los “sudacas” en España?

Usted es político, y por tanto sabe que América Latina es una región privilegiada por tener extraordinarios recursos naturales. Petróleo, destinos turísticos, minas, ganadería, agricultura y un capital humano laborioso y emprendedor, son sólo algunas cualidades de esta región bendecida, en la que habitan 500 millones de personas, la inmensa mayoría con un idioma, una cultura y una historia común. Sin embargo, aproximadamente 167 millones de latinoamericanos, o el 28 por ciento de la población de América Latina, viven por debajo de la línea de pobreza, según el Panorama Social de América Latina 2014 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). De ese total, 71 millones de personas viven en la extrema pobreza.

En todo el mundo hay 854 millones de personas que sufren de hambre, 52 millones de ellas viven en América Latina, según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Si bien esto representa una reducción para Latinoamérica, porque había 59 millones entre 1990 y 1992, de cualquier manera significa el 6 por ciento de las personas malnutridas del mundo y el 11 por ciento de la población latinoamericana.

¿Estos datos significan algo para usted? Quizás estos datos lo ayudarán a comprender mejor las historias de muerte en los desiertos fronterizos, los miles de ahogados en las peligrosas aguas del Estrecho de la Florida o el Canal de la Mona, y la vida tal vez más afortunada de los “sudacas” de España.

Si en sus años de trabajo como funcionario público usted hizo algo para evitar todo lo anterior, lo felicito. Usted no es la regla, usted es la excepción. Mucha gente se pregunta por qué los que conforman la regla no se avergüenzan. Hay siempre una excusa a mano: América Latina fue colonizada por España durante más de 300 años; las potencias mundiales han saqueado los recursos naturales del continente; el neoliberalismo nos ha sumido en la miseria; nos imponen condiciones injustas de comercio.

Mi amigo, en un rincón del norte de Europa hay un pequeño país que se llama Finlandia. Tiene poco más de cinco millones de habitantes. No se independizó en el siglo XIX, si no en 1917. Hasta entonces había sido un ducado del Imperio de los Zares de Rusia. Entre 1917 y 1918 sufrió una horrible guerra civil. Se le trató de imponer un sistema monárquico, con un rey alemán. La derrota alemana en la Primera Guerra Mundial permitió a ese pequeño país convertirse en una república. Entre 1939 y 1945, cuando se desarrollaba la Segunda Guerra Mundial, Finlandia debió librar tres guerras, dos contra el imperio comunista soviético de Joseph Stalin y una contra el imperio alemán nazi-fascista de Adolfo Hitler. Su tratado de paz con Moscú en 1940 la obligó a ceder a los rusos tres regiones que componían el 10 por ciento de su territorio, donde operaba el 20 por ciento de su capacidad industrial. Cuatrocientos mil finlandeses tuvieron que evacuar esos territorios. En total, medio millón de finlandeses estuvieron emigrando, principalmente hacia Suecia, hasta la década de 1970. Pero su democracia y su economía se han estado fortaleciendo constantemente desde entonces, al punto de que se ha convertido en una nación receptora de inmigrantes de la antigua Unión Soviética, con minorías étnicas que hablan 20 idiomas diferentes. Hoy día, Finlandia es un país altamente industrializado, con una sólida economía de mercado, cuyos habitantes tienen un ingreso per capita de 40.455 dólares al año. El país ha sido por años la segunda economía más competitiva del mundo, después de Suiza. Le siguen Suecia, Dinamarca, y oiga esto, Singapur, que es uno de los pocos países que saltó al primer mundo en décadas recientes.

Por favor, no me repita el cuento de las diferencias culturales que hacen imposible funcionar como Finlandia, Suiza o Singapur. No ofenda usted a la cultura hispanoamericana. No me decepcione. Ayúdeme a respetar su inteligencia. La única diferencia es que los políticos finlandeses tienen una extraordinaria vocación de servicio público y capacidad cero para la corrupción. Pero si el ejemplo de Finlandia le parece demasiado lejano, vea usted el ejemplo de Chile, un país como el suyo, latinoamericano, hispánico. Chile es hoy día la economía más competitiva de América Latina. ¿Sabe usted por qué? Porque los gobiernos democráticos chilenos han trabajado con los más bajos niveles de corrupción de la región, es decir con transparencia de primer mundo, en medio de políticas sociales sustentadas por una sólida economía de mercado e instituciones respetables y respetadas.

En una de sus muchas indagaciones, hace cierto tiempo, la cadena británica de televisión BBC comisionó a la firma Gallup una encuesta entre 50 mil personas de 68 países. Participaron 14 naciones de América Latina. La idea era conocer los anhelos y las frustraciones de la gente. Le tengo una mala noticia: en América Latina, sólo el cuatro por ciento de los encuestados confía en usted.

Pero veámoslo de otra manera. No tiene por qué ser así. Usted, con su conducta, puede ayudar a cambiar la percepción que los latinoamericanos tienen de los políticos. Es decir, de usted. No olvide los ejemplos de Finlandia, de Singapur, y otros que usted conoce como los de Canadá o Taiwán, Australia o Corea del Sur. No se esfuerce más allá de lo necesario. Simplemente, usted y sus colegas hagan lo que hicieron los políticos de los países que han tenido éxito. Punto.

(Hernández Cuéllar, autor de la columna Cafe Impresso, es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Es también autor del libro ¡Última hora! – Manual para el consumidor de noticias de la era digital. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA).

santiago

Hace 15 años me fui a santiago,
Estaba viejo y cansado
Sabía qué decir

Me dijo, vete y cierra la boca,
Y a los pies del apostol gritó
Aquí no hay libertad,
Y
“esto no cambia”

Aquí estamos en el norte
“Salvados”
Nos salvó santiago

MI PADRE Y MI ABUELO SON FELICES

***

ellos son hijos del sueño,
ellos salieron de la nada
Gracias al sueño.

fueron creados por lo imposible,
Y ahora no se explican qué pasó,
Pero explicaciones siempre habrán

Contemplan extasiados los triunfos
Sin hijos los dos

Viven felices el camino
No entienden la derrota
Pués sólo saben pensar en lo oscuro que todo era

No tienen más ambición que conformarse y seguir explicándose el triunfo

Repetirse infinitamente que nada pudo ni puede ser mejor

Han vivido y morirán ciegos y sordos al Maestro

paradigma

dos cosas:

(1) la educación y la salud son cajas de cartón al servicio del delincuenciado q dentro de cuba es universal,
justo todo lo q nunca quiso Martí.

(2) ¿por qué raúl habla en nombre de los cubanos que nunca han votado por él ni por su hermano fidel. ¿Por qué?

*

sin-ilusiones

castro, la única voz y mando dentro de cuba, decidió hacer creer que aunque él se hermana con obama, su gente (los esbirros troncos de yucas) de la emb cubana en panamá y asociados todos orientados y pagados por raúl, son el pueblo cubano intransigentemente “revolucionario”… En otras palabras, en cuba sobrarán los golpes, carcel, asesinatos y demás, “no se hagan ilusiones” queridos anticastristas

FELICIDADES

aunque parece haber una mayoria que simplifica la felicidad a poseer, en cantidad que te satisfaga, las 3 gracias Salud, Dinero y Amor; y esto sea cierto para esas masas. nada humano es tan sencillo.

hay 9 apóstoles que sé combinan variablemente para aportar a la felicidad de cada cual. La manera en que se juntan en tí esos 9 disfrutes y el uso que das a ellos crean una fórmula con cantidades de cada elemento. Todos, gozos sustentables, posibles y socialmente aceptables, que no dañan a la persona y no deberían dañar a los que le rodean si se practican adecuadamente (y si el mundo estuviera libre de absurdos prejuicios. Tan difíciles de modular que Einstein dijo era más fácil desintegrar un átomo que uno de esos sinsentidos de la psicología humana. Una sociedad con mucha ciencia exacta y casi ninguna ciencia social: gran peligro y madre de todos los males).
Las 3 gracias y los 9 apóstoles.
|;) muchos encuentran Amor más allá del sexo. Son pocos, son minorías las que logran hallar amor más allá. Toda la educación es una gran conspiración para hacernos lo que tristemente somos la mayoría. Reflejo de ellos son la TV y la Internet. Por supuesto que el sexo es placer, y es, como todo lo humano, muy complejo. Y es una de las fuerzas, junto al dinero y la ignorancia, que determinan el grueso de los sucesos. Hay quienes conocen, además de ese sexo puro animal, circulos mas elaborados de compartir con los demás. 1. Haciéndoles bien; 2. Dando gracias; 3. Perdonando; 4. amando

II;) dinero/salud
5. permitiendote hacer actividades sin límites, ensanchándo tu pequeñez o tu humildad, dando a los que no tienen, llegando a más necesitados, abriendo caminos al amor, que siempre quiere más.

III;) salud

6. Cultivando optimismo

7. Evitando pensamientos inútiles, paralizantes

8. reforsando habitos que mejoran tu salud; que te pierden en el gozo

9. caminando hacia tus objetivos sin presión, en el torbellino de las situaciones mejorándolos;

a medida que te mejoras, alimentando tus Gracias y tus Apóstoles aportas a la felicidad de cada cual. Cada una diferente, mejorándonos y aportando a la de los demás en una espiral infinita de crecimiento.
Explora todas estas actividades. Escoge 3 o 4 en las que puedas ocupar efectivamente tu tiempo No porque alguien te obligue o te estés obligando tú mismo sino porque son cosas que disfrutas sin esfuerzo y de valor para tí. Reevalúa los resultados y prueba nuevas acciones. Nunca te detengas, no te juzgues, sólo hemos venido a caminar. Cierta cantidad de las 3 Gracias es necesaria, pero creer que son lo único a contar, es un grave error.